Por qué las sociedades aceptan pasivamente las ideas