MICROBIOS, LO ÚLTIMO EN DESINTEGRACION DE REALIDADES