Investigadores podrían haber encontrado ‘el eslabón perdido’