EL FIN DEL MUNDO, SOLO UN MITO