Del gen a la proteína: Un largo camino