Android y Huawei: final del conflicto